10/12/17

MARIAH CAREY: Una serie de catastróficas desdichas

El turrón. Los regalos al pie del árbol. Cortylandia. Y All I want for Christmas is you. Este villancico romántico-festivo está tan adherido al canon navideño que muchos creen que lleva toda la eternidad en el cancionero popular. No es cierto. Lo compuso Mariah Carey (Nueva York, 1970) en 1994 con un teclado Casio y, de entre todos sus éxitos, All I want for Christmas is you es la canción de Carey que pasará a la posteridad. Pero Mariah Carey es mucho más que la embajadora oficial en la Tierra de Papá Noel y, desde luego, es mucho más que el chiste en el que Internet se ha empeñado en convertirla.

En los once meses durante los cuales no es Navidad, Carey ha quedado reducida a generadora de titulares, memes, gifs y trending topics. Los medios y el público enloquecen ante cada nueva extravagancia. Que si asiste a recoger un premio bebida, que si el playback le falla, que si ha declarado que le gustaría estar tan delgada como los niños de África pero sin las moscas (ella nunca dijo tal cosa), que si posa junto a un vagabundo vestida de gala o, su último titular, hace solo un par de días: se agachó a saludar a sus fans y creó el efecto óptico de que estaba sentada sobre una silla invisible (ha sido una semana realmente floja en redes sociales, por lo visto).
El público lleva más de una década sin prestar atención a su música (su único número 1 en España fue Music box, en 1993), pero se sabe de memoria cada excentricidad y celebra que, a efectos prácticos, Maria Carey inventó la Navidad. ¿Pero cuándo fue la última vez que alguien se paró a escucharla hablar?
Mariah Carey tiene muchas cosas que contar. Basta con preguntarle. El matrimonio interracial de sus padres (Roy, negro venezolano y Patricia, blanca irlandesa) le produjo conflictos desde pequeña al sentirse excluida tanto de la comunidad negra como de la blanca. La casa y el coche de los Carey eran vandalizados por sus vecinos (vivía en el pueblo de Huntington, Nueva York), sus perros envenenados, y cuando el matrimonio se divorció y sus hermanos mayores se independizaron (Allison sufrió adicción a las drogas, se prostituyó durante años y contrajo el VIH), Mariah se quedó sola con su madre, a menudo durmiendo en casas de amigos y familiares. “Pero había dos cosas que siempre me hacían sentir especial: la música y las Navidades”, recuerda la cantante.
Carey debutó a los 21 años. Era un producto perfecto moldeado por Tommy Mottola (nueva York, 1949), el presidente de potente discográfica Sony, quien invirtió más de dos millones de euros en lanzar la carrera de Carey y luego se casó con ella: antes de su esposa, era su marca registrada. En aquella boda, una superproducción con estrellas invitadas como Barbra Streisand o Robert De Niro, Mariah iba vestida como una princesa (en concreto, Lady Di) escondida tras un ramo más grande que ella y arrastrando una cola de ocho metros. Pero el cuento de hadas era también un thriller doméstico.
Mottola (20 años mayor que ella) le pinchaba los teléfonos, controlaba sus amistades y vigilaba sus horarios. “Se enfadaba mucho porque no le gustaba mi forma de vestir y tampoco me dejaba salir y entrar de casa cuando quisiera. Era un ambiente muy opresivo”, recordaría años después Carey. Mottola, apodado “sing-sing” en secreto por Carey porque la tenía encerrada en la habitación durante las fiestas y solo la sacaba para cantar “como si fuera un pájaro”, reconocería años después que aquel matrimonio fue “malo e inapropiado”.
La cantante, en su canción Fantasy, soñaba con que alguien la secuestrase con tal de liberarse de aquellos “abusos emocionales y psicológicos” a los que su marido le sometía. Y entonces desplegó sus alas y echó a volar.
Butterfly fue su primer álbum tras separarse de Tommy Mottola (estuvieron juntos de 1993 a 1997) y explotaba todo lo que él odiaba: la libertad, la sexualidad y el hip-hop. Y encima tuvo que pagarlo él, porque se editó con Sony, la multinacional que Mottola presidía. Donde el público vio a una muchacha que de la noche a la mañana cambió los vestidos de terciopelo negro por los bikinis, Mariah Carey luchaba por reencontrar su identidad con canciones sobre la melancolía, el erotismo y la depresión.
Carey, que fue la primera artista pop en colaborar con un rapero (y con un miembro de Wu Tang Clan nada menos, Ol' Dirty Bastard, en la remezcla de Fantasy), parodiaba su matrimonio en el vídeo del primer sencillo de Butterfly, Honey, el cual arrancaba con la cantante secuestrada por un mafioso peinado igual que Tommy Mottola y al que ella ridiculizaba (“no entiendo tu pelo”), para a continuación apalizarle, quitarse la ropa y salir corriendo de la mansión.
Convertida en una glamazona (una guerrera sexi), Mariah Carey se pasaría el resto de su vida huyendo de la imagen a la que Mottola la había sometido (y con la que muchos españoles la siguen recordando): tradicional, anodina y discreta. Tres adjetivos que jamás podrían aplicarse a la Carey actual. Ya no tenía a su mentor, pero sí tenía su fama (en Estados Unidos es una institución cultural con un récord de 18 números 1, solo superado por los Beatles), su voz (que alcanza siete octavas, incluido el emblemático agudo que hacía estallar cristales a principios de los 90) y su talento como compositora (ella ha escrito y producido la mayoría de las canciones de su carrera). El único inconveniente era que Tommy Mottola seguía siendo su jefe.
Cuando Sony canceló la promoción de su séptimo aduciendo que el márketing de Mariah Carey les salía demasiado caro (el vídeo de Heartbreaker costó dos millones de euros, inexplicables a menos que Carey cobrase dos sueldos porque interpretaba a dos personajes), la cantante cometió un error de principiante que hoy es tendencia: quejarse en Internet.
Los mensajes en su web, donde pedía a los fans ayuda para combatir el boicot de Sony (“está siendo muy difícil, no quieren que os enteréis, pero no pienso rendirme”), eran borrados minutos después de que los publicase. El golpe en la mesa de su empoderamiento rebelde sería protagonizar una película, proyecto que Tommy Mottola había bloqueado durante años al considerar que sería perjudicial para su carrera. Spoiler: tenía toda la razón.
Porque entonces llegó Glitter (2001).
Otra discográfica multinacional, Virgin, le ofreció el contrato discográfico más caro de la historia (85 millones de euros) y Carey se obsesionó con demostrar que ella se bastaba para levantar una faraónica obra pop trabajando 21 horas diarias durante dos meses. Cuando la primera canción estaba a punto de enviarse a las radios, Sony (recordemos: la compañía de su ex, Mottola) dinamitó su lanzamiento al utilizar el mismo sampleado (Firecracker, de Yellow Magic Orchestra) en la canción de su nueva estrella, Jennifer Lopez (I'm Real).
Ese revés, humillante y con alevosía, fue lo que desestabilizó a Mariah Carey. Cuando le preguntaron por Lopez, ella fingió no conocerla (aquel “I don't know her” -No la conozco- es hoy, inevitablemente, un meme). Su cabeza dijo basta, pero su cuerpo dijo “hay que ir a la tele”. Y allí se presentó, en el programa TRL, empujando un carrito de helados y quitándose la ropa mientras exclamaba “todos necesitamos un poquito de terapia de vez en cuando, esta es la mía”: como no podía ser de otro modo, Mariah Carey sufrió su ataque de nervios en la MTV.
La ruptura con el cantante mexicano Luis Miguel (estuvieron juntos de 1998 a 2001) contribuyó a su ingreso en un hospital por agotamiento físico y mental. El estreno de Glitter fue aplazado al 11 de septiembre de 2001 (sí, el mismo día que el atentado de las Torres Gemelas) y tanto la película como el disco sufrieron una masacre crítica y un vacío comercial. Así murió la superestrella y nació el chiste. La marca Mariah Carey se convirtió en un producto defectuoso y Virgin se la quitó de encima pagándole 40 millones de euros, así que ella se refugió en una mansión de Capri (Italia) para vivir en una fiesta perpetua. Y hasta hoy.
A los 47, asegura que tendrá “eternamente doce años”. Lleva toda su madurez regodeándose en la infancia, adolescencia y juventud que le robaron y ella misma describe su estética como la de “una niña que juega a vestirse de mujer”. Su actitud lúdica y siempre sonriente, los delirantes títulos de sus discos (La emancipación de Mimi, Memorias de un ángel imperfecto o Yo. Soy Mariah, la cantante elusiva) y sus cómicas apariciones públicas han llevado a la opinión pública a apreciarla como un hazmerreír y una estrella venida a menos, cursi, hortera y obsesionada con llamar la atención y seguir siendo relevante.
Sus caprichos de diva reciben más titulares que su implacable amabilidad (porque si fuera mala persona, lo sabríamos) y su hilarante autoconsciencia: ella es la primera en no tomarse a sí misma en serio. En una ocasión cerró el Tibidabo de Barcelona para pasar una tarde con sus fans españoles, durante otra visita invitó a varios admiradores a merendar en el Ritz y en 2000, acompañada de Luis Miguel, subió a varios fans malagueños a su limusina para ponerles en exclusiva Loverboy y acercarles a Puerto Banús. Pero la anécdota más demencial de todas ocurrió cuando enseñó en un programa de MTV una “habitación para los fans” en su casa, donde coleccionaba regalos. Entonces, un grupo de españoles se presentó en su casa porque habían entendido que podían quedarse a dormir. Carey, tras aclarar el malentendido, les pagó una habitación en el mejor hotel de Nueva York.
Dos divorcios, dos hijos (Monroe y Morocco, de 6 años, con el presentador y cómico Nick Cannon: se casaron en 2008 y se separaron en 2016) y una estancia en ese fastuoso cementerio artístico que es Las Vegas después, Mariah Carey parece haber encontrado su identidad y ni los memes ni una voz que cada vez le traiciona más por culpa de canciones estratosféricas (se inyecta cortisona para aguantar el ritmo vocal) van a impedírselo.
Ella quiere ser Aretha Franklin y Marilyn Monroe, quiere ser folclórica y seguir sonando moderna pero, por encima de todo, quiere pasárselo bien. “Mi única aspiración era escuchar mis canciones en la radio”. Carey ha repetido esta fantasía infantil varias veces a lo largo de su carrera y, una vez al año, en Navidad, su deseo se cumple.

9/12/17

¿QUÉ VES PRIMERO?

Los tests proyectivos son uno de los métodos mediante los cuales se puede descubrir el estado de salud mental, los elementos de la personalidad, valores, objetivos, mecanismos de defensa, temores, complejos, traumas, etc. Algunos de los tests más famosos son los de dibujar la familia en una hoja de papel, el test de Roschach (test de láminas con manchas de tinta) o el test del árbol. El núcleo de estas pruebas consiste en descubrir todo aquello que es subconsciente y no puede ser revelado de otra manera. El propio nombre de los test proyectivos viene del fenómeno psicológico llamado “proyección”, o sea el mecanismo de defensa en el que se atribuye sentimientos, deseos e impulsos propios a otro objeto, persona o fenómeno externo. Es sorprendente lo mucho que todas las personas proyectamos deseos y emociones inconscientes a constelaciones de relaciones actuales. Hoy te proponemos un test en el que podrás descubrir tu mayor temor o alguna información desplazada. ¿Qué es lo primero que has visto en la siguiente imagen? ¿Qué elemento ha llamado más tu atención? Comprueba su significado a continuación.


1. Una niña

La niña sentada en la hierba ha sido la primera figura que ha llamado tu atención. Eso viene a significar que lo más probable es que tengas emociones reprimidas que proceden de tu etapa infantil o que tienes un trauma inconsciente. Puede tratarse o de un trauma perinatal o de un suceso que has vivido siendo un bebé o un niño pequeño. Existe una gran variedad de sucesos que pueden ser considerados peligrosos o traumáticos por la mente y que puede reprimir, pero la cuestión consiste en volver a esos sucesos, hacerlos conscientes y revivirlos para poder eliminar sus consecuencias negativas.
Algunos ejemplos de traumas o miedos que pueden servir para que tengas una idea son: riesgo de muerte durante el nacimiento, falta de relación íntima con la madre (insuficientes caricias, abrazos, besos), sentimiento de abandono, falta de atención a las necesidades del bebé, permanecer solo durante mucho tiempo en el hospital, etc. Estos sucesos después son proyectados de manera inconsciente a las situaciones y decisiones de la vida adulta.

2. Una mariposa

La mariposa es otro de los elementos centrales de la imagen, por lo que ha podido atraer tu atención durante unos instantes antes de que vieras el cuadro completo. Este animal ha recibido diferentes significados durante la historia. Soñar con una mariposa, por ejemplo, es considerado un buen augurio y significa que algo nuevo está viniendo a tu vida. Sin embargo, si la mariposa aparece consumida por la oscuridad puede significar que algo malo puede pasar o que una oportunidad en la vida será desaprovechada de alguna manera. Desde el punto de vista espiritual, se considera incluso como portadoras de las almas fallecidas, especialmente las mariposas blancas que llevan las almas de los niños muertos al más allá.
Si la mariposa de la imagen ha llamado tu atención, es muy posible que estés mirando al más allá, buscando un alma perdida, ya sea la tuya propia o la de otra persona. Por lo tanto, puedes sentir una extraña relación con el otro mundo que puede revelarse como una depresión grave o ligera. De lo que no puedes ser consciente en este caso es que puede haber alguien fallecido que en tu sistema familiar ha sido olvidado o excluido.

3. Una fresa

La fresa ocupa el punto central de la imagen y posee un tamaño mucho mayor a una fresa de verdad. Es una fresa simbólica que representa el corazón. Desde las épocas más antiguas, las fresas eran una representación del amor. La leyenda cuenta que al morir Adonis, la pena de la diosa Venus era tan grande que no podía parar de llorar. Sus lágrimas, en forma de corazón, cayeron a la Tierra y se convirtieron en fresas. Por eso, si tu atención se ha sentido atraída por la fresa principalmente, lo inconsciente hay que buscarlo en el corazón.
Si la fresa ha sido la que más ha llamado tu atención, es posible que uno de tus mayores temores sea el de pasar por una relación amorosa que sea fallida o que el sentimiento sea no correspondido. Sin embargo, al mismo tiempo buscas el contacto amoroso con otras personas que crea una especie de dualismo emocional. Por un lado lo buscas, por otro lado tienes un miedo inexplicable. El origen de estas emociones puede estar en tu relación con alguno de tus padres o con la relación de tus padres en sí. Su amor es el primer ejemplo y base de la que comienzas tu vida amorosa. Si has pasado por situaciones en las que ha faltado amor entre tus padres o su relación ha podido estar en peligro, es posible que hayas adoptado aquellas imágenes, emociones y miedos ajenos, los hayas asimilado como tuyos propios y los hayas traspasado a tus relaciones con otras personas (especialmente las relaciones amorosas).

4. Una calavera

Aunque la calavera no es una imagen que esté explícitamente presente y bien definida en la imagen, es posible verla como el conjunto de otros elementos que forman una ilusión óptica percibida y creada en la mente. Si has omitido cualquier otro elemento real y lo primero que has visto ha sido la calavera, quiere decir que tienes un temor interno a la muerte que puede manifestarse como oleadas de miedo o pánico en situaciones neutras en la vida.
El miedo a la muerte es natural para la gran mayoría de personas, sin embargo en algunos casos puede crecer hasta tamaños insoportables. Este miedo se puede activar a causa de la proyección de imágenes pasadas a situaciones contemporáneas. Es posible que hayas tenido que presenciar la muerte de alguien cercano y todavía no la has aceptado como fuerza mayor o que alguien otro de tu sistema familiar lo haya presenciado. Es también posible que algún fallecido familiar haya sido olvidado o excluido y sea representado de esta manera. 

5. Árboles

El test del árbol (test de Koch) es uno de los test proyectivos más famosos y que más pueden ayudar a descubrir las zonas ocultas del subconsciente de una persona. Se usa ampliamente en algunos métodos de psicoterapia y en numerosas ocasiones permite realizar un paso adelante importante en la terapia. En la imagen podemos ver dos árboles situados periféricamente, pero sus copas están unidas, formando un puente. A la hora de comprender el subconsciente, eso significa dos individualidades. En casos muy extremos, esta dualidad se expresa mediante un trastorno bipolar o mediante esquizofrenia, aunque el origen y los síntomas de estas condiciones es diferente.
Lo curioso es que una de esas individualidades (o las dos) no son tuyas y son sólo una proyección de emociones, decisiones, estados de ánimo, etc. Resulta imposible de describir qué exactamente es la razón porque es algo muy individual que puede requerir una observación personal. En caso de cambios de ánimo muy abruptos o alteraciones excesivas y constantes que dificultan el funcionamiento a diario, se puede aconsejar comprobar lo que pueden decir los especialistas.

8/12/17

"JURASSIC WORLD: EL REINO CAÍDO"


Esta madrugada Universal ha lanzado el primer tráiler de Jurassic World: el reino caído, continuación de la película de Colin Trevorrow que resucitó el universo jurásico de Steven Spielberg y primera superproducción de Juan Antonio Bayona en Hollywood. Para EL PAÍS, el cineasta barcelonés comenta este avance, y prefiere no desvelar el argumento aunque, por lo anunciado en las imágenes y adelantado en publicaciones estadounidenses, se sabe que la secuela se desarrolla varios años después de Jurassic World, cuando entra en erupción un volcán en la isla Nublar que amenaza a los dinosaurios que habían invadido el parque al final de la película anterior. Claire (el personaje de Bryce Dallas Howard) ha fundado una organización, Dinosaur Protection Group, y decide sacar a los reptiles de la isla, con lo que vuelve a contactar con Owen Grady (Chris Pratt).
Bayona asegura que sintió la responsabilidad de heredar una saga de esta envergadura: "Pero me interesó la apuesta que Colin me contó por una vuelta al clasicismo del guion, y me atrajo el cambio de registro que contiene la segunda parte". Aunque considera a Jurassic World: el reino caído "una película de equipo", sí cree que algo suyo se intuirá en la pantalla: "He podido meter cosas mías", y confiesa que lo que se ve en el tráiler es solo la punta del iceberg de lo que llegará a los cines en junio de 2018. Esta mañana, Trevorrow ha confirmado que las imágenes pertenecen a los primeros 57 minutos de la película: habrá que esperar para disfrutar de ese "cambio de registro".

6/12/17

17 HISTORIAS FUERTES QUE SE HAN VISTO EN UN AVIÓN

Subirse a un avión ha pasado de ser una acción reservada para algunos privilegiados a convertirse en un medio de transporte apto para todos los bolsillos. Esto se lo debemos a las compañías de bajo coste. Estas empresas, surgidas a finales de los años 90, se han dedicado a reducir el tamaño de los asientos y el límite de peso permitido por equipaje, pero a cambio han democratizado algo tan poético como volar. Hoy coger vuelos está a la orden del día y las anécdotas de lo que ocurre en el aire se disparan. Coquetear con miembros de la tripulación u otros pasajeros se ha convertido en un pasatiempo tan lícito como escuchar música, hablar con el compañero, ver películas o dormir. Pero dar con alguien entregado al arte del flirteo no es lo único que uno puede encontrar en pleno vuelo. 17 personas confiesan a ICON los momentos más divertidos, extraños, emotivos o desagradables que han vivido en el aire.

Un perro con asiento propio

Visto en un vuelo Roma-Madrid por Mario, empresario de 35 años: "Me llamó la atención que un vuelo Roma-Madrid, una pareja de ancianos llevaba un perro en la cabina. Incluso tenía asiento propio. La mujer iba sentada en el asiento A, el marido en el C y el perro, dentro de su transportín, en el B, justo en medio de los dos. En cuanto despegó el avión lo sacaron y le pusieron una especie de pañal para que no manchara. Estuvieron jugando con él, dándole agua y comida, durante todo el vuelo. Justo antes de despegar, se acercó un azafato y con cara descompuesta les preguntó qué hacían con un perro en la cabina. El señor respondió que era un 'porte emozionale' (o algo similar en italiano). Como si se lo hubiera prescrito algún médico. En el transportín llevaba pintado en letras grandes y blancas algo así como 'emozionale' o 'emozion".










La pareja de ancianos que subió a cabina a su perro (dentro del transportin entre los dos pasajeros) por prescripción médica.
La pareja de ancianos que subió a cabina a su perro (dentro del transportin entre los dos pasajeros) por prescripción médica.


Atrapado en el baño del avión

Visto en un vuelo Madrid-Buenos Aires por María, enfermera de 46 años: "En mitad de un vuelo a Buenos Aires comenzó a armarse revuelo frente a uno de los aseos de avión. Un niño de cinco años que no paraba de llorar se había quedado encerrado. Ni sus padres ni los miembros de la tripulación eran capaces de abrir la puerta. Salió hasta el copiloto a ver qué ocurría. Mientras tanto, en mitad del caos, el niño cada vez lloraba con más fuerza. Al final una azafata apareció con una caja de herramientas y entre varios lograron desmontar la puerta. Cuando el niño salió, todo el avión rompió en un aplauso épico. El crío seguía llorando, pero esta vez aliviado, en los brazos de su madre".

Qué demonios es ese olor

Visto en un vuelo Madrid-Dublín por Rubén, abogado de 31 años: "El señor que iba sentado a mi lado decidió quitarse los zapatos y ponerse cómodo para echar una cabezadita nada más despegar el avión. El olor era tan desagradable que fui incapaz de aguantar sentado. Fui al servicio y estuve dando vueltas hasta que alguien con más valor que yo se quejó del olor. Lo más fuerte es que la persona que se quejó estaba sentada tres filas más atrás del señor en cuestión, así que se puede imaginar cómo era el olor que desprendían sus pies… Cuando volví al asiento, el señor ya se había despertado y me lo encontré hurgándose entre los dedos y cortándose las uñas de los pies. A punto de ponerme a vomitar, le pedí que se fuera al baño si pretendía seguir enredando con sus odoríferos pies. Al final se levantó de malos modos, pero nuestra fila siguió oliendo a queso roquefort hasta que aterrizamos".

Un cadáver en primera clase

Visto en un vuelo Nueva York-Madrid por Irene, productora audiovisual de 27 años: "Era un vuelo nocturno y casi todo el mundo iba dormido. Como a mitad del trayecto me desperté y vi mucho revuelo en los asientos que tenía delante. Un montón de azafatas y otros pasajeros se movían hacia el sitio de otro pasajero, que parecía estar claramente enfermo. En ese momento, viendo que la situación estaba controlada, no le di más importancia y volví a dormirme. Pero cuando me desperté el pasajero enfermo ya no estaba en su asiento. Al rato descubrí que le habían pasado a primera clase sin dar más explicaciones. Cuando aterrizamos en Barajas no nos dejaron bajar del avión y tuvimos que esperar más de 40 minutos a que llegaran los médicos. El hombre había muerto durante el vuelo y debía certificarlo un facultativo antes de que el resto de pasajeros pudiéramos abandonar el avión".

David Guetta pinchando en el avión

Visto en un vuelo París-Ibiza por Iñigo, periodista de 46 años: "Me tocó volar en 2009 entre París e Ibiza en un vuelo donde un DJ francés semidesconocido presentaría su nuevo disco. Era todo tan chapuza que cuando fueron a colocar los altavoces en una fila de asientos, en teoría libre, se encontraron con que había una pareja de franceses de unos 55 años sentados allí. Aunque el avión estaba en teoría reservado para prensa y fans, alguien había olvidado quitarlo de la web de la aerolínea y pasajeros normales habían comprado billetes. La crisis se solucionó más mal que bien y de repente apareció el protagonista: David Guetta, entonces un don nadie. Le habían plantado una mesa en el pasillo, y él se limitó a poner su disco, One love, y dar al play durante el vuelo. El ambiente era tan desangelado y absurdo que nadie de los que allí estaban hubiera apostado que canciones como Sexy bitch o When love takes over, que escuchamos allí por primera vez, convertirían a David Guetta en el DJ más famoso del mundo pocos meses después".










Maureen O'Sullivan, Johnny Weissmuller y Chita (el mono) viviendo aventuras en un avión en la película 'Tarzán contra el mundo' (1942).
Maureen O'Sullivan, Johnny Weissmuller y Chita (el mono) viviendo aventuras en un avión en la película 'Tarzán contra el mundo' (1942). CORDON


La pasajera asustada

Visto en un vuelo Moscú-Madrid por María, desempleada de 28 años: "La chica que estaba sentada a mi lado, una completa desconocida, empezó a llorar desconsolada justo cuando el avión estaba tomando impulso para despegar y, sin preguntar, me agarró la mano con tal fuerza que parecía que quería exprimirla como a un limón. Aguanté el tipo rezando para que se tranquilizará y, menos mal, así fue. Una vez en el aire, me soltó la mano, se tomó una pastilla con un vino que le pidió al azafato y si te he visto no me acuerdo. Ni siquiera se despidió al bajar del avión".

Desmadre en un avión lleno de adolescentes rumbo a Punta Cana

Visto en un vuelo Madrid-Punta Cana (República Dominicana) por Héctor, publicitario de 45 años: "Era un viaje organizado por una marca muy famosa de alcohol. Eran unos 150 adolescentes a los que les había tocado el viaje en un sorteo. Y luego la marca había invitado a dueños de locales nocturnos de toda España, trabajadores de medios de comunicación y gente variopinta de la noche. El ambiente ya estaba caldeado en Barajas, con los adolescentes cantando y revolucionados. Después de dos horas de vuelo empezaron a salir botellas de alcohol de no sé dónde. La cosa se desmadró: gente bailando, parejas enrollándose tiradas en el suelo de los pasillos, caminatas nerviosas a los aseos... La tripulación intentaba mantener la calma. Hasta que la mayoría se puso a botar y el avión empezó a tambalearse. Pocos vieron el peligro, ya que había mucha gente borracha. Salió toda la tripulación (que en parte había consentido el desmadre distribuyendo alcohol), pidiendo calma. El piloto también apareció, con cara desencajada, rogando calma. Pero seguían los bailes y la fiesta. Fue cuando la tripulación decidió guardar todo el alcohol y el piloto amenazó con volver a Madrid. La gente, entonces, se fue calmando poco a poco. Desde entonces, el viaje transcurrió más o menos ordenado... hasta que quedó media hora para llegar a Punta Cana. Otra vez salieron un montón de botellas de no se sabe dónde. Menos mal que aterrizamos enseguida".

Parada técnica para soltar a un muerto

Visto en un vuelo Madrid-Buenos Aires por Adrián, mánager de una agencia de modelos de 31 años: "Tuvimos que parar en Gran Canaria a dejar a un señor que se había muerto. Primero preguntaron por la megafonía lo típico que se oye en las películas: '¿Hay algún médico entre los pasajeros?'. Más tarde, ya cuando se murió de un paro cardiaco, dejamos su cuerpo en Gran Canaria. Como nos desviamos de la ruta inicial para pasar por Gran Canaria, tuvimos que volver a recargar combustible porque si no, no llegábamos a Buenos Aires. Al final llegamos muy tarde y con un pasajero menos, que en paz descanse".

La octogenaria de los huevos cocidos

Visto en un vuelo Madrid-Boston por Mayra, lavandera de 41 años: "En un vuelo a Boston tuve de compañera a una octogenaria alemana que no paraba de sacar huevos medio cocidos y comérselos. Como le debía parecer poco, cuando traían la comida, ella devoraba y acto seguido miraba hacia los lados y se guardaba en el bolso los cubiertos, que en aquella época eran de metal. Le rogué a la azafata por activa y por pasiva que me cambiase de sitio, pero no hubo manera...".










"Este vuelo me da malas vibraciones", escribía el pasajero que se encontró con que Hugo Reyes de 'Perdidos' era su compañero de asiento. IMGUR


Cuando tu compañero de asiento es un famoso

"Tengo malas sensaciones con respecto a este vuelo", escribía en la web Imgur un pasajero que se encontró con que su compañero de fila era el actor Jorge García. Durante siete temporadas, García interpretó a Hugo Reyes, uno de los supervivientes del accidentado vuelo 815 de Oceanic de la serie Perdidos. Normal que tener de compañero de avión a alguien que se ha hecho famoso por un accidente de aviación de mal fario.

Riachuelos malolientes por el pasillo

Visto en un vuelo Madrid-Roma por Mikel, peluquero de 31 años: "En un vuelo, un chico se puso a vomitar en el baño y salió todo un riachuelo hasta fuera. ¡Dos metros de vómito por todo el suelo!".

La loncha de jamón del bueno que casi acaba con un pasajero

Visto en un vuelo Madrid-México por Sara, guionista de 43 años: "Hace un montón de años, mi tío viajaba a México por trabajo. Por esas cosas de la vida, no hubo plaza en su vuelo y lo pasaron a primera clase. En la comida les sirvieron jamón del bueno y mi tío se lo comió. Y se atragantó como solo puedes atragantarte con una loncha de jamón rico con tocino delicioso: se te queda en la garganta y no va ni para arriba ni para abajo. Es posible que se debiera a que mi tío engulló sin masticar esa delicia. Total, que empezó a ahogarse y a intentar sacarse el trozo de jamón de la boca, sin ningún éxito. Cuando vio que se mareaba por la falta de oxígeno, cogió un cuchillo (porque de esto hace mil años y tenían cubiertos de verdad en primera clase) para intentar hacerse una traqueotomía. Él solito y a sí mismo. Por fortuna, antes de que pudiera rajarse la garganta, una señora como de setenta años, le apartó tranquilamente la mano que se dirigía a apuñalar la garganta, le abrió la boca, le metió unas pinzas de depilar dentro y sacó la tira de jamón a medio masticar. Luego se volvió a su asiento y se pidió un copazo, mientras mi tío recuperaba la respiración y las azafatas respiraban también, aliviadísimas".

Dulces besos con un desconocido

Visto en un vuelo de Madrid-Miami por María, abogada de 36 años: "Me pasó a mí. Me senté en mi sitio de ventanilla. Al rato llegó un chico. Empezamos a hablar, nos caímos bien, nos reímos, no parábamos de contarnos cosas... Y al final acabamos besándonos. Quedaba solo media hora para llegar a nuestro destino, Miami, pero aprovechamos el tiempo a tope. Al llegar, nos despedimos. A él le estaba esperando en el aeropuerto su novia; yo iba a trabajar a Miami y lo primero que hice cuando llegué al aeropuerto fue guasapear a mi novio diciendo que todo iba bien y que le quería. Fue un viaje divertido y extraño. No nos hemos vuelto a ver".

Aterrizaje forzoso junto a una chica Almodóvar

Visto en un vuelo Madrid-México por Pablo, fotógrafo de 39 años: "Tuve un aterrizaje de emergencia yendo a México. En el avión viajaba también una famosa actriz que ha trabajado con Almodóvar (ella iba en business, nosotros no) y el avión tuvo un fallo eléctrico general y aterrizamos de emergencia en las Azores. Pasamos un malísimo rato. Gente con ataques de ansiedad, un desmayo… Pero al aterrizar acabamos de mejores amigos de la actriz porque nos tuvieron miles de horas en el aeropuerto y yo conocía a su representante, que nos repartió lexatines a todos".






Este vuelo no es el mío

Visto en un vuelo Tenerife-Ibiza con escala en Barcelona por Natalia, estilista de 35 años: "Durante un vuelo de Tenerife a Ibiza tenía que hacer escala en Barcelona. Yo llegué a una hora y entendí que acto seguido tenía que hacer mi conexión. Me fui a la puerta del vuelo a Ibiza y me dejaron pasar. Pero resulta que aquel avión que no era el mío. Era el mismo destino, pero diferente hora. Apareció el chico que tenía mi asiento (que en realidad era su asiento dado que ese no era mi vuelo) y la azafata lo sentó en otro lado así como rapidito. Ninguno nos dimos cuenta del error. Bueno, yo sí, al aterrizar y ver que no llegaba mi maleta. ¿Cómo me dejaron subir a un vuelo que no era el mío? Aún no lo entiendo".

Tirado en el suelo, de rodillas

Visto en un vuelo La Habana-Madrid por José, periodista de 30 años: "Hace unos meses viajé a Cuba y en el vuelo de vuelta había un chaval al que le tocó hacer todo el viaje en el transporting (asiento) de la tripulación. Imagínate un viaje de nueve horas en un asiento de esos. El pobre tenía que hacer malabares para comer... y no te cuento lo que tenía que hacer para echar una cabezadita... una de las veces que me levanté al servicio lo encontré tirado en el suelo de rodillas y con los brazos y la cabeza apoyados en el asiento... Tuvo que ser el viaje de su vida...".

Expulsados del avión, por aferrarse a su maleta

Visto en un vuelo Malta-Madrid por Andrés, realizador de 28 años: "De regreso a Madrid desde Malta, una vez embarcados y con el cinturón puesto, recuerdo a un señor que empezó a gritar que no iba a consentir que le bajasen la maleta a bodega, hasta el punto de que los de seguridad subieron al avión para sacarlo de él... Su acompañante, debía de ser su mujer, comenzó a gritar y a pedir al resto de pasaje que les ayudásemos, que no podíamos permitir esa injusticia. Parecía una campaña de crowdfunding, pero sin éxito. No sé si es que ninguno estábamos concienciados con la causa o que íbamos a salir con mucho más retraso del que ya llevábamos, pero al final ese hombre y su mujer fueron expulsados del avión".

5/12/17

El candidato de España a Eurovisión 2018 saldrá de ‘Operación Triunfo’

RTVE ha esperado hasta la sexta gala de Operación Triunfo para anunciar que uno de los concursantes del formato musical será el representante de España en el Festival de Eurovisión 2018. Así lo ha confirmado Roberto Leal, presentador de las galas, minutos después de que lo hubiera publicado la web de la cadena pública.
Será la cuarta ocasión en que RTVE elija al representante de Eurovisión a través de Operación Triunfo. Rosa López en 2002, Beth en 2003 y Ramón en 2004 fueron los anteriores eurovisivos que también salieron del concurso de talentos. Quedaron en 7º, 8º y 9º lugar en la final del certamen musical, respectivamente. La final del festival este año tendrá lugar el 12 de mayo en Lisboa.
Hasta ahora la cadena pública no había querido confirmar el sistema de elección del próximo representante de España en el certamen musical. Ahora que se ha comprobado el tirón de Operación triunfo, especialmente en las redes sociales, se ha hecho oficial de nuevo la vinculación entre Eurovisión y OT."
RTVE ha buscado la mejor fórmula para acudir a Eurovisión 2018, con una propuesta de éxito que genera ilusión entre los espectadores y seguidores del Festival, y ha encontrado en OT la mejor muestra de nuevos artistas en nuestro país", decía RTVE en su web, sin más detalles de momento de cómo se llevará a cabo la selección final del representante.

4/12/17

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE ESTE VESTIDO?

Porque este vestido de Versace, con su estampado tropical y su escote hasta el ombligo, fue el origen de tres fenómenos globales. El primero fue el ascenso al estrellato de Jennifer Lopez (30 años en esta imagen), que el año anterior se había estrenado como cantante ante el escepticismo de parte de la industria. El segundo fue el renacer de Versace. Esta bata de chifón fue el primer gran éxito como diseñadora de Donatella, y el golpe de efecto que necesitaba para enderezar el rumbo de la casa tras la crisis desencadenada por la muerte de Gianni, en 1997. La tercera consecuencia la reveló en 2015 Eric Schmidtt, el presidente de Google: el ejecutivo contó que los millones de personas que se arrojaron a Internet para buscar fotos del vestido de marras proporcionaron la pista para crear Google Imágenes, el buscador visual que hoy utilizamos a diario. Desde luego, un destino privilegiado para uno de los vestidos más mínimos de la historia, que tiene página propia en Wikipedia.

30/11/17

LA PEORES ACTUACIONES MUSICALES DEL SIGLO XXI

ROSA LÓPEZ
La actuación de la cantante Rosa López (Granada, 1981) en la Gala Unicef emitida en Canal Sur el pasado 20 de noviembre lleva unos días dando que hablar. La que fuera ganadora de la primera entrega de Operación Triunfo en 2002 y digna representante de ese año en Eurovisión fue considerada por muchos como un tesoro nacional que había que preservar. Y su voz descontrolada y fuera de tono durante la actuación en el canal autonómico ha llamado la atención de muchos y ha preocupado a sus seguidores.
Lo que es indudable es el estupor que causa ver a un ídolo flaquear. Esas imágenes perfectas de las portadas de los discos, las escenas inmaculadas de los vídeos y la voz cristalina que se recoge en un estudio de grabación saltan por los aires cuando, por cualquier motivo, el directo falla en televisión y la voz (o la ausencia de ella) queda expuesta ante el micrófono.


BRITNEY SPEARS
No hay aquí una mala interpretación vocal porque, sencillamente, no hay interpretación vocal alguna. ¿Un playback? Tampoco. Lo que hizo Britney Spears en septiembre de 2007 en los MTV Music Awards (Nueva York), cuando tocaba fondo en el peor momento de su vida, fue una performance. Ni siquiera llevaba micrófono. Sobre este momento se ha escrito tanto que extendernos sería reiterativo.
Solo basta decir que el mundo se divide entre dos tipos de personas. Unos ven aquí a una cantante sin ganas y sin talento, con unas malas extensiones en el pelo y unas extrañas lentillas azules, que se pierde en el escenario y expone todos los monstruos de una industria que fagocita a sus cachorros hasta dejarlos sin vida ni aliento. Y otros ven todo eso, pero también a una mujer que sale al escenario vestida como no debería estar vestida, luciendo un cuerpo que según la MTV no debería lucir, haciendo gala de una gran desidia y, en definitiva, y aunque sea de forma inconsciente, reventando el sistema desde dentro. El discurso más poderoso que nadie ha dado en una gala patrocinada por los mismos poderes fácticos que la crearon y destruyeron. El monstruo devorando a Victor Frankenstein. Historia de la cultura pop.


MARIAH CAREY
Es posible que todavía lo recuerdes porque fue la noticia que llegó a copar informativos españoles en un día tan árido para las noticias como el 1 de enero: Mariah Carey dio una de las peores actuaciones del siglo en su actuación navideña en Times Square (Nueva York), el 31 de diciembre de 2016. Tras una introducción en la que borda el clásico navideño Auld Lang Syne, comienzan los acordes de Emotions, uno de sus mayores éxitos de los años noventa. Pero entonces Mariah se queda muda y, mientras los bailarines ejecutan su coreografía, ella no canta una sola línea de la letra.
¿Qué hace en su lugar? Mover su exuberante figura (embutida en un mono dorado) por el escenario mientras se queja de algunos problemas de la organización. "No tuvimos una prueba de sonido para esta canción". "Bueno, feliz año nuevo. No puedo oír nada, pero saldré de esta". "Encended los monitores, por favor".
La cosa no mejoró en la siguiente canción. Cuando empieza a sonar We belong together, ella dice al público: "Esta es la versión del álbum, así que voy a dejar que esto suene en mi lugar y cantemos todos". A partir de ahí, el delirio: la voz de Mariah suena cristalina y perfecta en el playback, pero ella a veces se acerca el micrófono, a veces no y sigue deambulando por el escenario. Tras terminar, y antes de abandonar el escenario, solo unas palabras: "Esto no podía salir bien".
Si Britney creó en 2007 una performance, no hay que negarle a Mariah Carey el mismo mérito diez años después. Una estrella planetaria caminando en silencio por el escenario mientras suena el playback y miles de personas observan absortas es algo mucho más poderoso que una buena interpretación. Y ella ya ha dado bastantes.


KATE PERRY
En 2010 la filial europea de MTV celebró su gala anual de premios en Madrid. Katy Perry era la gran estrella de la noche. Interpretó Firework, uno de sus temas más famosos. Dos factores se conjugaron para el desastre: ella no tiene una gran voz y la canción es realmente complicada.
El resultado es chocante: una Katy Perry sin aliento que sacrifica las estrofas, carentes de tono y equilibrio, para guardarse toda la fuerza para el estribillo, que lejos de la perfección, es al menos solvente. Un desastre, vamos.


WHITNEY HOUSTON
Cuando Whitney Houston (1963-2012) volvió de su infierno personal con las drogas en el año 2009 lo hizo con una voz diferente. Era un tono más grave, rasgado, tocado por años y años de malos hábitos, que a veces podía acercarse a aquel tesoro inmaculado que fue en los ochenta y los noventa, pero por lo general era ya una voz diferente. Muchos apreciaron que lo que había perdido en virtuosismo lo había ganado en personalidad, pero lo que estaba claro es que su voz ya no estaba preparada para brillar como baladista en los grandes escenarios o que, por lo menos, hubiese necesitado más tiempo y preparación.
El problema, tal vez, es que nadie se lo dijo a ella. Su última gira mundial, Nothing but love tour, fue un desastre en la que a menudo se veía a una artista superada y sin fuerzas sobre el escenario y que dio material a la prensa para hacer leña del árbol caído. Pero ya desde las primeras presentaciones de aquel último disco que publicó en vida (I look to you, 2009), se intuía que algo no iba bien. En su visita al programa británico X Factoren octubre de 2009 empieza la canción Million dollar bill antes de tiempo (minuto 0:46), se muestra ahogada durante las estrofas y deja que casi todo el estribillo lo cante el coro. Al final, las luces y una espectacular coreografía hacen el resto del trabajo. Sobre una Whitney perdida en el escenario empiezan a llover billetes de dólar. Como actuación fue nefasta, como imagen simbólica es todavía brillante vista hoy.


29/11/17

QUE NO HACER EN GRINDR


1. No poner una foto.
A nadie le gusta hablar con una casilla vacía. Haz el favor de tener un poco de educación y enseñar aunque sea la mitad de la cara. Fíjate si te lo ponemos fácil: ni tan siquiera pedimos la cara entera, nos conformamos con la mitad. Eso sí, luego no te quejes si te confunden con el Fantasma de la Ópera.
2. Usar fotos donde sales con más personas.

No. Nunca. Never. ¿En serio tenemos que explicarte esto? No es buena idea subir fotos con tus amigos. Ni mucho menos con tu madre o tu amiga mariliendre. Y por supuesto, nada de paisajes ni fotos donde no salgas tú.

3. No escribas con faltas de ortografía.

Las faltas no son sexys.

4. No hables en modo “bakala”.

Decir todo el rato “mazo”, “tronco” y “tío” no va a hacer que parezca que no tienes pluma.

5. No dejes la descripción en blanco.

No hace falta que escribas una tesis doctoral pero un mínimo sobre lo que estás buscando es imprescindible. Por favor, evita cosas como “lo que surja”, “ya se verá” o “dando una vuelta”.  Imagínate que todo el mundo hiciera lo mismo…

6. No mientas.

Dice el refrán que se coge antes al mentiroso que al cojo, y en estas apps la gente ya viene con la alarma activada de casa. No mientas en las medidas (ninguna medida) ni en lo que te gusta ni en nada en particular. ¿O crees que si pones que tienes 22 centímetros luego no van a descubrir que no era verdad?

7. No digas que buscas amistad.

Es mentira.

8. No uses una foto que no sea actual.

Volvemos a la foto pero… ¿a cuántos te has encontrado con una foto de hace 15 años? Pues eso. No hagas lo mismo.

9. No seas calientap*llas

No calientes lo que no te vas a comer. Eso de tener una larga conversación sexual con todo lujo de detalles sobre lo que quieres hacer… para de repente bloquear al otro es muy feo. Usa las opciones de “bloquear” y “reportar” para sabiamente y para lo que fueron diseñadas.

10. No seas pesada.

Si le has puesto “hola” cinco veces en cinco días distintos… es que no quiere hablar contigo.

11. No busques discreción.

Estás en una app de maricones, así que estás buscando homosexuales. Deja de poner estupideces como “hetero busca hetero” porque no eres hetero. Tampoco pongas cosas como “fuera del ambiente” o “discreción” porque estarás haciendo el ridículo. Y si eres tú el que se encuentra con alguien así, dile que está haciendo el imbécil y bloquéale. Sí, ahora sí puedes usar esa opción.


12. No digas que buscas personas “limpias”.

Referirse a “limpio” como persona seronegativa es algo tan feo y tan desagradable que no vamos a perder el tiempo en explicártelo. Ahora, si por “limpias” te refieres a que no te gusta que te meen encima…

13. No seas muy directo de entrada.

Una cosa es que no mientas y otra muy distinta es que vayas a saco. Te ponemos un ejemplo: si buscas un empotrador está bien que digas que buscas un activo, pero no pongas “puedes usar mi coñito” porque puedes espantar a más de uno.

14. No seas impaciente.

No exijas una respuesta inmedidata. No todo el mundo puede contestar enseguida. Ah, y recuerda que eso de “fulanito está online” falla muchísimo y es probable que dejara de estar online hace dos horas.

15. Escoge qué apps utilizar.

Te lo garantizamos: Grindr, Growlr, Scruff, Hornet… están llenas de idiotas, pero idiotas con perfiles muy distintos. Piensa bien qué apps son las que me se pueden ajustar a lo que busques… a menos que seas bueno de boca y te vaya todo, en cuyo caso, enhorabuena maricón.
TE LO VAS A PASAR EN GRANDE.